Enrique Comas: “Tenemos pasión por hacer un gran ron y compartirlo con el mundo”


Por Lorena Marazzi

Drinks & Co

Descendiente directo de sexta generación del fundador de Bacardí Don Facundo Bacardí Massó, Enrique Comas es el Inluencer Marketing Director de la compañía en Latinoamérica y el Caribe. Creador del Bacardí Legacy Cocktail Competition, que acaba de cumplir 10 años, su paso por Buenos Aires adelanta el lanzamiento de un nuevo ron premium, el Bacardí Gran Reserva 10 Años, de perfil más elegante y delicado, ideal para beberse solo.

Un poco de historia

  • 1830: Don Facundo Bacardí Massó emigra a Santiago de Cuba como comerciante de vino. En unos años, comienza a experimentar con la destilación de ron.
  • 1862: Don Facundo compra una pequeña destilería y surgen las primeras muestras de un espíritu nuevo, suave y ligero, hoy conocido como el ron Bacardí.
  • 1879: Durante la Guerra Chiquita en Cuba, los españoles detienen a Don Facundo y su hijo frente a la destilería Matadero.
  • 1880: Se incendia la destilería.
  • 1936: Bacardí Corporation se establece en San Juan, Puerto Rico.
  • 1958: Se construye la instalación actual en Cataño, Puerto Rico. Bautizada como “La Catedral del Ron”, es la destilería de ron premium más grande del mundo.
  • 1961: Se abre el Centro de Visitantes Casa Bacardí, el segundo lugar más visitado de Puerto Rico.
  • Hoy: Bacardí tiene más de 550 premios siendo el ron número uno del mundo.

La historia de la familia Bacardí es una epopeya de lucha y perseverancia. ¿Cómo lograron sobreponerse a tantas adversidades?

Creo que al principio fue por necesidad. Pero cuando Bacardí ya era una compañía y tuvo que exiliar de Cuba y reconstruirse, tuvo que ver la pasión. Pasión por hacer un gran ron y compartirlo con el mundo. Esa pasión y ese orgullo de haber creado algo como familia te ayuda a sobrepasar cualquier obstáculo.

¿Qué tanto de esa personalidad luchadora se refleja en el sabor del ron?

Se refleja en la forma en que trabajamos la innovación. No nos quedamos contentos con el Bacardí blanco que se ha usado en coctelería de tragos ligeros durante más de 150 años sino que, en su momento, lanzamos el Bacardí Reserva 8 Años, que era algo muy diferente a lo que la gente estaba acostumbrada.

Ahora estamos trabajando una gama de rones premium: Añejo 4, Gran Reserva 10 Años y Reserva Limitada, que es un blend de rones escasos de los almacenes privados de la familia. Estos rones aportan algo diferente a lo que el comensal espera ya que, quizás sólo conoce el Bacardí blanco.

El hecho de reinventarnos, mirando al pasado pero también hacia adelante, en línea con las tendencias del mercado, nos ayuda mucho. Sin dudas, la pronunciación del ron es un tema importante en este momento.

“Esa pasión y ese orgullo de haber creado algo como familia te ayuda a sobrepasar cualquier obstáculo.”

Se está bebiendo mucho ron solo, como whisky, ¿no?

Exactamente. El Bacardí 8 se puede tomar solo y funciona muy bien en cócteles complejos por sus notas de especias, caramelo, madera y frutos secos. Al hablar de clásicos, se piensa automáticamente en el bourbon, en el rye y en el Old fashioned. Pero, en realidad, la gente pedía brandy, ron o whisky “the old fashioned way”, es decir, a la forma antigua. Originalmente se tomaba más ron old fashioned que whisky old fashioned.

El nuevo Bacardí Gran Reserva 10 tiene un sabor más fino y elegante pero no más intenso. Muchos creen que por tener más años debe ser más intenso y no es así. Tiene más notas amaderadas, un perfil un poco más seco y ligero porque no está diseñado para mezclarse sino para tomarse solo. Esa pequeña diferencia de la ocasión de consumo requiere una gran diferencia en el perfil de sabor del ron.

¿Cuánto se parece el ron que creó Don Facundo en 1862 al de hoy?

Receta o fórmula nunca ha existido. Lo que ha existido es un perfil de sabor. Mi padre es maestro de ron, ya se jubiló pero él decía que su trabajo era replicar el perfil del blend anterior. Y siempre ha sido así. Aunque haya habido cambios en tecnología y mejoras en la forma de producción, no ha variado el perfil, que es lo más importante.

Hay pequeñas diferencias como por ejemplo, el Bacardí Carta Blanca originalmente tenía un sutil color arena porque la filtración al carbón no era tan eficiente como hoy, que queda cristalino. Otro cambio es por el nivel de alcohol ya que, antiguamente, se vendía a 45 grados y hoy a 40. Al tener un nivel de alcohol más bajo, el Bacardí blanco hoy es más floral y cítrico.

¿Qué rones producían en aquella época?

En Cuba, Don Facundo lanzó Bacardí Carta Blanca, Bacardí Carta Oro, Bacardí Añejo y estaba el Bacardí 8 pero no tenía nombre porque no se comercializaba. Era el ron que se producía para la familia y para eventos especiales, por eso lo llamamos “la reserva de la familia”. Pero el que más se tomaba era el blanco porque de ahí surgió la coctelería de Bacardí.

¿Cuál es el desafío de la marca en este momento de auge de bebidas en la industria, muchas de ellas artesanales?

El desafío es cambiar la percepción de la gente de que un producto de volumen alto no puede ser artesanal. ¿Qué significa artesanal? Que lo hace un especialista, alguien que tiene mucho contacto con ese producto. Una marca grande como Bacardí sí puede considerarse artesanal porque hay artesanos trabajando. Tenemos un grupo de maestros de ron que durante todo el proceso están probando con su nariz y su paladar el producto. La única diferencia es que en vez de hacer un lote de 20 mil litros podemos hacer un lote de 500 mil litros, pero en definitiva, es el mismo proceso.

¿Y cómo le hacen frente al boom de la cerveza?

Creo que hay diferentes momentos de consumo. Hasta los más conocedores de destilados y coleccionistas de rones y whiskys también se toman una cerveza. Hay que aceptar que la cerveza se va a tomar y buscar la forma de ofrecer una alternativa, como puede ser un aperitivo.

Ud. creó el Bacardí Legacy Cocktail Competition, ¿qué consejo le daría a los bartenders que quieren participar?

Que piensen qué significa crear un legado. Porque, a diferencia de otras competencias, la idea no es crear un cóctel que gane un concurso sino que ese cóctel se convierta en su insignia. Para un cantinero que desee hacer carrera en esta industria, es una oportunidad muy buena de hacerse conocer y dejar ese legado.

“El nivel de la coctelería argentina sigue creciendo, se ve tanto en los bares como en los concursantes.”

¿Cómo ve la coctelería en la Argentina?

¡Fenomenal! Lleva siete años compitiendo y este es el primero en ubicarse entre los 8 finalistas, lo cual fue un reto y es digno de la calidad de la coctelería aquí. La forma en que la industria argentina apoyó a Juani (Quijano) en cada paso es algo de lo que pueden aprender otros mercados. El nivel de la coctelería argentina sigue creciendo, se ve tanto en los bares como en los concursantes.

¿Un cóctel favorito?

En este momento estoy tomando mucho Magno (risas). La verdad es que, en los últimos años, estoy tomando menos tragos largos refrescantes y más cortos y fuertes pero con mucha moderación. Hoy tomo Old fashioned de ron, Negroni o la variación que llamo Negrocho, con Bacardí 8 en lugar de gin, que es mi trago del momento.

Nota de Drinks & Co

También te puede interesar: Juan Ignacio Quijano ganó la edición argentina del Bacardi Legacy Cocktail Competition 2018

, , , , ,