Javier Herrera: un apasionado de los destilados, creador del Congreso Internacional del Ron

El ron es calor, alegría, vida… En definitiva, una pasión contagiosa, podríamos decir. La misma que desprende Javier Herrera cuando habla de este destilado, y es que el destino quiso que creciera rodeado de caña de azúcar.

Sus lazos familiares desarrollados por toda Andalucía, particularmente en Motril (Granada) y en Málaga, provincias en las que hubo más plantaciones de caña de azúcar, la cual introdujeron los árabes allá por el año 1764 con su llegada a la capital nazarí, como me detalla Javier, le abocaron a ello.

Pero, también, saltan a la luz las islas Canarias, en concreto, la isla de La Palma, con la que Javier tiene a su vez un estrecho vínculo. Javier no sólo disfrutaría comiendo esa caña de azúcar, sino que también creció viendo destilerías a su alrededor como la de Guadalfeo, la de un amigo en La Palma o la que hubo en Málaga de Bacardí. Además tenía amigos en líneas aéreas que le traían botellas de ron, siendo incluso algunas de ellas desconocidas en nuestro país por aquel entonces.

Pero con la incipiente llegada de Internet a mediados de los noventa del pasado siglo, Javier dio expansión a su inquietud por este destilado, empezó a investigar y a comunicarse con personas que tenían sus mismas inquietudes. Aquello sólo era el principio del camino profesional que Javier encontraría. Su actitud ‘amateur’ dejó de ser tal para desplegarse ante él un mundo de dulces satisfacciones.

Hoy en día, además de ser el creador del Congreso Internacional del Ron, también es consultor-asesor en el mundo de los destilados y principalmente del ron. “Nos ocupamos desde la caña de azúcar hasta el ‘marketing’, formulación, compra a granel, hacemos consultoría para campañas en Europa y EE.UU, ayudamos en el montaje de una destilería nueva, a capacitar bodegas de añejamiento, hacemos auditorias para empresas del mundo del ron… Contamos con técnicos profesionales y damos una capacitación técnica organoléptica; prestamos servicios a 360 grados, una ventaja competitiva al poder tener la percepción que hay en el mundo, tanto europea como americana, debido a nuestros viajes visitando muchas destilerías”.

Te invitamos a leer el artículo completo en la revista Bar Busines

También puede interesar: Congreso Internacional de Destilados y Otras Bebidas, una pasión hecha realidad

,