Viajes con sabor a Ron: Ron Palmera, el souvenir más Popular de Aruba

Por: Gabriel Balbás

En este viaje con sabor a ron llegamos a Aruba, la autoproclamada isla feliz del Caribe. El motivo de este recorrido es claro: No puede haber una isla caribeña feliz si no tienen un buen ron que acompañe la fiesta. El aterrizaje es rápido, y a los minutos de la llegada al aeropuerto ya comienzas a sentir la emoción de Aruba, pues todo parece estar diseñado para que tengas la más agradable de las visitas.

Algunos investigadores sostienen que el nombre de Aruba viene de una adaptación de la frase “Oro hubo”, en alusión a que los colonos pensaban que en la isla alguna vez pudo encontrarse el metal precioso.
Descubierta en 1499 el territorio estuvo en mano de los españoles, ingleses, y finalmente se la quedaron los neerlandeses. No se puede precisar con exactitud cuando llegó el ron a estas tierras, pero al igual que en el resto del Caribe, el destilado juega rol protagónico entre los licores preferidos por el consumidor local.

Recorriendo la isla feliz

Aruba puede disfrutarse de todas las maneras posibles, desde hospedarse en lujosas cadenas hoteleras, hasta alquilar una habitación en una casa –al estilo pensión- y recorrer la isla a bordo de la ruta de los buses locales llamados Arubus. Cualquiera que sea el plan, obviamente las playas son el plato fuerte de los atractivos para el turista.

Comprar ron es sencillo. Existen varias tiendas especializadas en la venta de licores de producción nacional. Es común encontrarse con degustaciones gratuitas que ayudan a seleccionar el producto más adaptado al gusto de cada consumidor. En este punto la experiencia me dice que se pueden probar muchos licores excesivamente dulces y de poca calidad – que le encantan al turista estadounidense- pero también puedes toparte con par de destilados que te sorprenden en sabores y aromas.

También te puede interesar: Viajes con sabor a ron: Curazao y su herencia del ron cubano

Armonía de rones y playas arubeñas

El ron nacional por excelencia es el Ron Palmera. Un destilado que se consigue en variedad de presentaciones, desde el ron blanco, pasando por los saborizados con frutas, hasta llegar a los dorados especiales. Las botellas no son nada ostentosas, por el contrario, dan la apariencia de ser rones de baja calidad; sin embargo, es parte de cómo interpretan el ron en esta zona, donde le ven más como un souvenir que como una bebida de lujo.

Rones en mano, comprados finalmente en un supermercado chino, comienza el recorrido de playas y sabores. Disfruté del ron Palmera coco, ideal para acompañar un soleado día en las costas de Palm Beach (el litoral más popular de Aruba). Combiné el ron Palmera dorado con donas de Dunkin Donuts glaseadas con maple; esa combinación junto a los magníficos atardeceres arubeños dio como resultado una experiencia sublime que recordaré seguramente por años.

Finalmente llegó el turno del ron Palmera Dark – que se convirtió en mi favorito- un ron que quizá no sea el mejor del Caribe, pero tiene su carácter, dejándose colar deliciosamente cuando se combina con Cocacola. Palmera Dark y cola es el coctel ideal para disfrutar un día de lujo en Renaissance Island, la isla privada de la famosa cadena hotelera Renaissance, a donde solo llegan los huéspedes del lujoso hotel. Ahí, entre flamencos rosados, aguas turquesas y arenas blancas, cualquier ron que se tome sabrá al “mejor ron del mundo”.

Un ron bien posicionado

Ron Palmera supo posicionarse como bebida local, con un arraigo cultural en la isla. No es el ron más sofisticado, ni añejo, pero si uno de los más populares de la zona y el preferido de los turistas que visitan Aruba. Así que con varias botellas de rones Palmera para regalar, estamos listos para tomar el avión que nos llevará a otro destino ronero. Los viajes con sabor a ron continúan, y mi pasaporte venezolano está esperando por más sellos…

, , ,