Bacardí detalla razones por las que EEUU debe revertir concesión de la marca Havana Club al gobierno cubano

Nota de Prensa (Bacardi – 16 de Febrero de 2016)

Como parte de los esfuerzos continuos para defender la legitimidad de sus derechos y la propiedad de ron Havana Club, Bacardí ha pedido a la Oficina de Control de Activos Extranjeros (“OFAC”) para que cambie su decisión de dar al gobierno de Cuba una licencia para renovar y mantener el registro de la marca Havana club en los Estados Unidos.

En su presentación a la OFAC, en relación con Licencia Nº CU-2015-323837-1 (“Licencia 837-1”), explica que Bacardi – no el gobierno cubano – es el propietario actual y legítimo de todos los derechos y reclamaciones en relación con la marca Havana Club en los Estados Unidos. Esta marca ha sido utilizada en conjunción con el negocio del ron Havana Club por el propietario original, José Arechabala S.A. (“JASA”), quien fundó la compañía en 1878 en Cuba. JASA vendió el ron Havana Club en los Estados Unidos desde que la marca fue creada en 1934 hasta que el negocio fue confiscada por la fuerza por el gobierno cubano en 1960. Bacardi obtuvo la propiedad de la marca Havana Club a través de una transacción legal y con licencia de la OFAC, con JASA. Bacardi ha estado vendiendo ron Havana Club en los Estados Unidos desde mediados de la década de 1990.

De hecho, Bacardí es la única entidad autorizada para vender el ron Havana Club en los Estados Unidos, y tiene una solicitud pendiente en la Oficina de Patentes y Marcas de EE.UU. (“USPTO”) para registrar la marca Havana Club en la categoría ron (Solicitud Nº 74 / 572667), que ha estado en suspenso debido a su inscripción y baja pendiente en Cuba.

La solicitud de Bacardi a la OFAC detalla una historia de fraude cometido por el gobierno cubano para obtener y renovar el registro de Havana Club, que incluye no revelar en su aplicación de 1976, que se había confiscado activos a JASA. El fraude culminó alrededor de 1996, cuando Cuba intentó transferir sus derechos sobre el registro en EE.UU. a una empresa conjunta mitad propiedad de Pernod Ricard. Cuba engañó a la OFAC para que autorizara esta operación al no informar a la OFAC que la empresa conjunta era mitad propiedad de no-cubanos. Cuando la OFAC se enteró del fraude, revocó la licencia con carácter retroactivo, de conformidad con el Reglamento de Control de Activos Cubanos (CACR) y para evitar el enriquecimiento del gobierno cubano. Una vez más, en 2006, la OFAC adecuadamente negó Cuba una licencia para renovar su registro, reconociendo que era contraria a la ley y la política de EE.UU..

“La decisión de la OFAC de conceder la licencia al gobierno cubano revierte su decisión previa de 2006 de negar esa misma licencia y contradice su propia defensa de esa decisión en varios tribunales de Estados Unidos”, dijo Eduardo Sánchez, vicepresidente y consejero general de Bacardí. “La OFAC ha actuado en violación las leyes de EE.UU. y de la intención del Congreso en una acción encubierta que es legalmente injustificada. Solicitamos que la OFAC revocar la licencia 837-1 con carácter retroactivo para evitar que Cuba – y su socio de negocios Pernod Ricard – sigan traficando continuamente con propiedades confiscadas ilegalmente “.

Más información…

 

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.