Coctelería: Consejos de expertos para no fallar en el intento.

Si en la cocina el fuego es clave para el éxito de muchas recetas, en el arte de la coctelería es el hielo. Eso dice Darío Migollón, bartender del hotel Marriott de Bogotá.

Por lo tanto, este uno de los primeros elementos con que debe contar (en cantidades exorbitantes) su bar si quiere brindar con sus amigos o pareja en el Día del Amor y la Amistad.

La propuesta es que usted sea el bartender y los sorprenda con unos cocteles para alzar las copas y agradecer por todos los momentos vividos juntos y por los que faltan por venir.

Para organizar su bar, es importantísimo tener vodka y ginebra, principalmente, dos licores muy versátiles para hacer cocteles, aunque no puede faltar el tequila y el whisky.

Según la mixóloga Camila Pérez, un coctel tiene tres ingredientes básicos para lograr un balance: un cítrico, que puede ser zumo de limón, mandarina o naranja; azúcar, granulada o un syrup (jarabe de algún sabor), y licor. Teniendo listo esto, las cantidades son claves: “dos onzas de licor o 60 mililítros, que viene a hacer una copa de aguardiente si no tiene el medidor (jigger). El cítrico y el azúcar que no sobrepasen la media onza”, comenta.

Esto es lo básico que hay que mezclar, lo cual se puede hacer de dos formas: agitando en la coctelera (shake) o al estilo de James Bond, mezclarlos (stir) con la ayuda de una cuchara coctelera (larga y delgada).

“Si el coctel lleva frutas o hierbas (materia prima fresca) es mejor agitar y colar al servir”, comenta la mixóloga, quien agrega que usted puede aromatizar sus propios licores o macerados (aguardiente, vodka o cualquier otro licor blanco). “Puedes tener un vodka herbal con limonaria, hierbabuena y albahaca, o de frutos rojos con frambuesa, fresas y corozo, que dejas dentro de la botella o jarra de vidrio y la metes en el congelador.

Si es de frutas, mínimo 24 horas, si son especias, unas 12 horas. Este es un buen método, comenta Camila, para ‘revivir’ un licor no muy fino. “A un aguardiente le puedes poner mango biche y albahaca, dejar unos tres días en el congelador; esto le rebaja un poco el anís. Para servirlo, lo mezclas con un puré de mango biche y un triplesec y queda un coctelazo.

A un ron de ‘medio pelo’, le pones miel, pimienta de olor, canela y anís estrellado, al congelador por 12 horas y te queda con notas especiadas”.

Fuente: http://www.eltiempo.com

, ,