Quentin Tarantino, el ron y los tragos del Caribe

En todas las películas dirigidas por Quentin Tarantino las bebidas y los bares tienen un lugar importante. El lugar en el que empieza y termina Pulp Fiction, el que tiene la pista en la que bailan los personajes de Uma Thurman y John Travolta, el bar de Okinawa al que llega ella en Kill Bill, el rutero de Deathproof o la taberna de Bastardos sin gloria.

 

Algunos links a escenas de películas:


Django

En Django hay una gran escena de bar, cuando Dr. King (Christoph Waltz) y Django (Jamie Foxx) llegan al pueblo y entran a un “salloon” pese a que está vedada la entrada a los negros. Toman cerveza, pero bien podían haber pedido otra bebida de las que ya había en esos bares. Más allá de esta escena hay un trago extraño que aparece en manos de Calvin Candie, el hacendado que interpreta Leonardo Di Caprio. Preparado en un cuenco que parece un coco y con una especie de sorbete con ribetes de metal y pie en la base, luce refinado, similar a un mate de lujo.

Toman vino, hablan de una bebida oscura que le gusta a Calvin por sus gustos franceses (seguramente vino) y también mencionan al ron en la película. Pero, ¿ron? ¿En Estados Unidos en la segunda mitad del 1800?

Sí, el ron es aún más antiguo que el whisky en Norteamérica, y su historia se une a la melaza que llegaba de Centroamérica. Gran parte de la economía de las colonias tuvo a la melaza, el ron, elaboración y comercio como protagonistas.

El Padrino

Otra película en la que se nombra la melaza como parte importante del comercio para la elaboración de bebidas en Estados Unidos es El Padrino, en la segunda parte y durante el viaje a Cuba, en una conversación que tienen Michael y Roth en un hotel de La Habana. Roth le recuerda a Michael cómo con su padre transportaban melaza proveniente del Caribe dentro de Estados Unidos.

Guys and Dolls

También en Cuba es una escena de Guys and Dolls (1955), película basada en un musical y dirigida por Joseph Mankiewicz, en la que Marlon Brando como Sky Materson y Jean Simmons como Sarah Brown toman unos tragos con ron Bacardi servidos en cocos.

Es divertido cómo piden “dulce de leche” y el camarero aclara “leche dulce”, para luego llevarles a la mesa lo que es probable que sean unas piñas coladas. Cuando filmaron esa película, 1955, el nombrado Ron Bacardi aún se elaboraba en Cuba, algo que se interrumpió con la Revolución de 1959, cuando la compañía se trasladó para elaborar su ron en Puerto Rico y México. Hoy Bacardi es una de las diez marcas de espirituosas más vendidas en el mundo y dueña absoluta del mercado de rones de Estados Unidos, en el que Havana tiene la entrada prohibida.

Miami Vice

En Miami Vice, la película de Michael Mann basada en la serie de los ‘80, Sonny Crocket (Colin Farrell) cruza en lancha con Isabella (Li Gong) a tomar un Mojito en La Habana, en una cita romántica tan perfecta como improbable. La escena fue filmada en Montevideo, ciudad que tiene semejanzas en su costanera con el malecón cubano (ver link).

Die Another Day

También en La Habana se encuentra el James Bond de Pierce Brosnan en Die Another Day y toma un Mojito con Giacinta “Jinx” Johnson (Halle Berry), luego de que ella sale del mar imitando una escena famosa en la que Ursulla Andress era la chica Bond. Esta película dio un nuevo impulso al Mojito en años en que los cócteles clásicos afianzaban su vuelta a las barras del mundo.

Hoy este trago es el principal impulsor del ron en las barras de Buenos Aires y tanto Bacardi como Havana se disputan el creciente mercado local. Bacardi ha transformado su imagen tomando mucho del clima y estilo clásico cubano de los años ‘50 y reafirmando su mirada sobre el trabajo de los bartenders.

En Puerto Rico, uno de los lugares en los que se elabora Bacardi, es dónde escribió unos textos Hunter Thompson, que fueron llevados a un libro y el año pasado a una película, donde Johnny Deep interpreta al norteamericano, también responsable de la historia detrás de Pánico y Locura en Las Vegas.

El ron no faltaba en el sur norteamericano que retrata Tarantino en Django, tampoco en los barcos británicos y piratas que dominaban los mares en esos años. Hoy no falta en ninguna buena barra que se precie. El Cuba Libre es batallador pero no tiene mayor complejidad, sí el Mojito, en el que influye y mucho la calidad de la menta y la habilidad del bartender

Si tuvieran que elegir una ciudad del Caribe donde tomar un Mojito, ¿cuál sería? ¿Y a qué barra de Buenos Aires lo irían a buscar?

 


Autor: Martin Auzmendi

Fuente: Guiaoleo.com.ar/
Foto: Indierevolver.com/

, , , , ,