Presidente de Ron Veroes: En 2018 Venezuela necesitará importar melaza del Caribe

Leopoldo Molina, presidente de la Destilería Veroes, destacó que el sector licorero en Venezuela se encuentra en una mala situación y que este año (2017) “fue tan malo como se esperaba”.

Molina señaló que desde hace 4 años la producción de caña de azúcar ha venido bajando. En cifras, la producción de 2017 rondó los 3 millones de toneladas que sirvió para producir unos 40 millones de litros de alcohol anhidro, materia prima vital, no solo para la industria de licores, sino para las de alimentos y medicinas.

Tras esta situación, en el año 2017, Destilería Veroes tuvo que cerrar durante tres meses por la falta de melaza, que es un subproducto de la producción del  azúcar. Molina destaca que el tema básico ha sido la regulación del precio del azúcar, ya que ha desestimulado el cultivo de este rubro, haciendo que los cañicultores migren a cultivos “cortos” más rentables. “Cada vez nos hacemos más dependientes de la importación de azucares crudos… Estamos financiando a productores de otros países en vez de apoyar al productor nacional”, dijo.

Actualmente sólo están operativas 4 centrales azucareros privados, que producen 80% del azúcar de ese país, el resto es producido por las restantes doce centrales en manos del Estado. Sin embargo, Molina asegura que no es suficiente para abastecer al sector.

Destacó que con respecto al ron, las ventas nacionales han caído un promedio de 50%, básicamente por el efecto de la hiperinflación que afecta al país caribeño que ha encarecido un producto muy popular dentro del gusto del consumidor local.

Siendo el ron una bebida que requiere de pasos estrictos para garantizar su calidad, Molina asegura que la materia prima es primordial para responder a la demanda y actualmente no es suficiente para cumplir las proyecciones de producción de la industria.

“Te puede interesar: Ron Dictador presenta el proyecto “2 Masters” con renombrados productores de vinos y destilados

Producción Nacional en Venezuela

El empresario dijo que hace 4 años tuvieron un nivel de producción de 5 millones de toneladas de caña de azúcar, que era un nivel satisfactorio (“break even“) para la industria. Ahora bien, zafra tras zafra se ha producido menos caña de azúcar y se espera que este 2018 siga en crisis en el sector licorero del país sudamericano.

Venezuela necesita aproximadamente 52 millones de litros de alcohol para todos los segmentos y se cree que este año la producción ronde los 40 millones de litros de alcohol.

El empresario, que dio sus declaraciones en una entrevista realizada en el canal local de noticias Globovisión, dijo que por una tonelada de melaza se obtienen unos 270 litros de alcohol.

Molina señaló que, en su opinión, los productores de ron de Venezuela deben ponerse de acuerdo para importar caña de azúcar del Caribe y así compensar el deficit de producción nacional que de lo contrario rondaría los 15 millones de litros de alcohol.

Dada esta situación, los precios se verán afectados en Venezuela, ya que, a juicio de Molina, “ningún empresario produce para perder”, y deben recuperar su inversión.

Sobre posibles cierres de operaciones por falta de materia prima, dijo que todos están en riesgo “latente” pues asegura que la situación empeorará de no tomarse medidas inmediatas.

Acotó que la resiente reforma fiscal que obliga al sector de licores al pago del Impuesto al Valor Agregado (IVA) por adelantado también ha afectado a la industria. “De cada mil (bolívares) que se paga por un licor, el gobierno se queda con 620 (bolívares) por concepto de impuestos”, resaltó el empresario.

Empleos en riesgo

Para el Presidente de Veroes, hay que tomar en cuenta que hay una cadena de trabajo que se esta viendo afectada por la situación, sin embargo, buscará cuidar los empleos de sus trabajadores.

Sugiere que el gobierno de Venezuela debe aceptar la libre oferta y demanda de los productos “en la medida que no haya oferta de producto, mayores serán los precios… Venezuela no esta exenta de eso… Mientras sigamos en esta situación, cada vez iremos cerrando las puertas y habrán menos empleos”.

Sobre la falta de maquinaria y personal, Molina dijo que es alarmante la falta de personal capacitado, al igual que la falta de insumos y equipos para responder a la demanda en el país.

Planes de las destilerías

Desde la Cámara de Licores (CIVEA) del país caribeño se han planteado los pasos para recuperar la economía y la bonanza que el país necesita. “Se han hecho mil planteamientos al gobierno”, aseveró.

Espera que haya un cambio efectivo para que la económica vuelva a crecer en la nación, ya que esto daría “miles de empleos”.

 

Génesis Hernández

, , , , , , , , , , , , , , ,