Santa Teresa viste traje de coctel en Moreno

SipARum sostuvo un encuentro privado con dos de las marcas de mayor penetración en el mercado venezolano de la casa Ron Santa Teresa: 1796, Ron Antiguo de Solera y Rhum Orange. ¿La locación? Moreno Restaurante, que cuenta con una de las barras más amables y prolijas de la ciudad de Caracas, ubicado en el nivel panorámico del Centro Turístico Altamira Village, en el exclusivo norte de la capital de Venezuela. ¿La razón? Un showcase íntimo con los creadores de tres de los cocteles de la oferta mixer del local.

José Nicolás Rojas, sommelier de Moreno, hizo gala de su naturaleza como anfitrión, no sólo para disponer de la clase magistral de los bartenders sino también para introducir a los asistentes en el lúdico oficio de la coctelería y presentar a estos protagonistas: Altamiranus Rosmarinus Orange, Basilicum Am Moreno y Rhum Orange Xocolātl.

Altamiranus Rosmarinus Orange

Altamiranus Rosmarinus Orange. Coctel de porte femenino, elegante y provocativo. Una dama en tacones, esbelta y elevada, juega con las sensaciones olfativas y el gusto. Viste en tonos rosas naranjas y es que su traje se confecciona a base de Rhum Orange, licor dulce de naranja con base de ron añejo, con sirope “Altamira Rouge”, compuesto por mandarina y fresa. Su carácter lo obtiene del amargo de Angostura y las gotas de limón y, por si fuera poco, se adorna con una vara de romero fresco, recordando un cuello femenino ataviado de un estilado collar con pendiente de limón deshidratado. Su creadora, Ruth Marshall, se inspiró en su propia búsqueda personal para despertar emociones, capaces de detectar sabores y aromas que hermanan olfato y gusto al encontrarse. Como ella misma lo define, es un coctel agradable, fresco y balanceado.

Basilicum Am Moreno

Basilicum Am Moreno. Si bien su porte es masculino, joven y decidido, es un coctel que no limita los paladares. Robusto, la presencia del Santa Teresa 1796, ron añejo totalmente elaborado mediante el antiguo método de Solera y del Rhum Orange, se percibe de principio a fin, como el traje de firma que impone este ron. Lleva un elegante y regio tope a lo boina europea: una rodaja deshidratada de limón que navega sobre un velero de albahaca. Vestido para la ocasión. José Morales, como un mago y su chistera, desplegó su creatividad para mezclar el tabaco y cuero, lo tostado y lo ahumado del redondo ron 1796, añejado mediante el antiguo método de Solera, la frescura del Rhum Orange, con una reducción en sirope de albahaca y la equilibrada acidez del jugo de naranja, combinado con jarabe de goma. Su sobriedad permite repetir entre amigos, porque es un trago genuino, como bien lo describe su creador, cargado de emociones y de textura dócil y natural.

Rhum Orange Xocolātl

Rhum Orange Xocolātl. Alejandro Belisario, bartender creador de este coctel postre, ofrece una destreza particular al momento de mostrar su elaboración. Detrás de la barra, permite que todos capten con detalle la construcción de su personalidad: rico en texturas, funciona perfecto para un cierre con broche de oro. “Pensé en buscar elementos divertidos. ¿A quién no le gusta el chocolate y el helado? En la cocina de Moreno preparan un licor de cacao con el que elaboran el chocolate para los postres y, particularmente el helado que servimos acá es muy suave y delicado, por eso no dudé en usarlo como base para la mezcla. El Rhum Orange ofrece características muy particulares y combinarlo con el fudge y el crumble fue perfecto y divertido”, explica sin duda Belisario.

¿Sus nombres? Los explica José Nicolás Rojas, sommelier de Moreno: “el criterio de escoger los ingredientes lo tienen los bartenders. Ellos responden a su propia creatividad, a su formación, poseen una lógica interna de su oficio. Cuando ya se ha logrado la mezcla final y describen todos los elementos, entonces entro yo y mi manera lúdica y divertida para bautizar sus creaciones”.

Es una especie de travesura”, continúa el maestro Rojas en su paseo por la carta. “Me gusta usar las palabras originales en latín. En el caso del Basilicum Am Moreno, como el elemento que lo define es la albahaca, utilicé su nombre en latín: basilicum. La partícula Am es, en el alemán a diferencia de otras lenguas, una preposición de significado mucho más completo, más totalizante”, explica con rigurosidad etimológica y gramatical, amén de una amable postura profesoral.

¿Recuerdas al CorreCaminos? Esos dibujos animados en los que se utilizaba el latín para nombrar cosas y personajes? Pues en el Altamiranus Rosmarinus Orange está presente esa diversión y juego. En el fondo es un capricho, pero con lógica. Los latinazos siempre son divertidos”, encanta a los presentes mientras continúa la cata.

Mi motivación es utilizar las lenguas originarias, jugar, llevar a lo lúdico también”. Por eso usa la lengua Náhuatl para nombrar al coctel postre Rhum Orange Xocolātl con el que muchos de los asiduos al restaurante cierran una buena mesa, ofreciendo un homenaje a lo antropológico y lo ancestral.

Si bien la Ron Santa Teresa no impone los nombres ni las mezclas de los cocteles, queda claro que evalúan muy bien los locales con los que asocian sus marcas. En el caso del restaurante que conduce el Chef Victor Moreno, no sólo han estado presentes sus marcas Rhum Orange y Santa Teresa 1796 en días especiales de celebraciones universales, sino que permanecen con versatilidad en la oferta de la carta de cocteles con firma Moreno que armonizan con la propuesta culinaria del local: cocina viajera a la manera de Caracas.

Santa Teresa

Basilicum Am Moreno

Santa Teresa 1796, Santa Teresa Rhum Orange, reducción de albahaca, jugo de naranja.

Altamiranus Rosmarinus Orange

Santa Teresa Rhum Orange, Altamira Rouge N. 5 en sirope, romero.

Rhum Orange Xocolatl

Fudge y crumble de chocolate, licor de cacao, Santa Teresa Rhum Orange.


Fotos: Joel Pino

, , , , , , , , , , , ,