Una bomba en el hotel Macuto Sheraton

Por Alberto Veloz Guzmán

Imágenes: Colección Veloz Navarro


Ernest Hemingway explicaba sus preferencias etílicas-cocteleras en La Habana con la frase: “Mi mojito en La Bodeguita y mi daiquirí en El Floridita” pero hay otros tragos que quizá no tengan un padrino de la categoría del autor de El viejo y el mar, sin embargo sus combinaciones son memorables, y una de esas es la legendaria Bomba Sheraton que se preparaba en el bar El Marinero del recordado hotel Macuto Sheraton que se convirtió en el trago emblemático de esa barra.

Debo decir que muchas personas me han solicitado que abra mis archivos “clasificados” y encuentre de una vez por todas la receta de esta famosa “bomba”, que si bien no explotaba, podía ocasionar la pérdida del control de nuestra razón.

Desclasifiqué y encontré la fórmula que conjuga los ingredientes de la “bomba”, cuya autoría se acredita al conocido barman cubano José Gil Muela. Con la idea fija de obtener un coctel interesante, que combinara ron con jugos de frutas tropicales, le dio vueltas a la cabeza -creo que los mixólogos tienen una coctelera constante para lograr mezclas novedosas y agradables- y logró una bomba, porque ese es el nombre del coctel: Bomba Sheraton.

No entiendo por qué causaba tantos estragos, si de licor solo tiene ron, pero de veras que era la propia bomba, quizá debido a que se servía en una enorme copa balón que se pintaba de verde gracias a la naturaleza que colocó suficiente clorofila en la hierbabuena o que por lo rico y sabroso invitaba a tomarse una segunda maxi dosis, aunque después hubiese la explosión. Cuando el barman con su destreza habitual volcaba la licuadora en la gran copa, el sediento cliente ya estaba ansioso de probar esa delicia. Y para hacerlo más verde y llamativo le agregaba unas ramitas de hierbabuena como adorno.

Corría 1964, apenas a un año de la inauguración del majestuoso y a la vez tropical hotel Macuto Sheraton, que originalmente tenía el nombre de Guaicamacuto, y ya el bar El Marinero era punto de encuentro de los visitantes de Caraballeda y sus alrededores.

Ese año, el barman Gil Muela tomó la decisión acertada, hizo maletas con sus botellas de Ron Añejo Pampero (dark rum) bajo el brazo y suficiente hierbabuena para representar a Venezuela en el Certamen Internacional de Coctelería de Nueva York, y lo logró ya que se alzó con el tercer lugar, gracias a su Bomba Sheraton.

La competencia más importante de coctelería era muy reñida ya que Gil Muela se enfrentó a los más importantes bármanes del mundo, como el famoso argentino Santiago Policastro, mejor conocido en el ámbito de la coctelería como Pichín El Barman Galante.

Gil Muela regresó al muy aireado bar El Marinero, situado al lado de la piscina grande del hotel Macuto Sheraton y lució orondo y orgulloso su medalla de bronce, reconocimiento por haber combinado magistralmente y en justa medida los ingredientes con ron Añejo Pampero, para luego servirlo en la enorme copa balón con la aromática hierbabuena que le confiere frescura, verdor y alegría, ideal para el clima de playa.

Otros compañeros del bar fueron entrenados en la correcta preparación de la bomba como los bármanes Jesús Lezama y los profesionales de apellidos Atencio y Guacarán.

¿Y quién era José Gil Muela en el mundo de la coctelería?

Este simpático señor llegó a Venezuela desde su Cuba natal en el año 1952, reclamado por su hermano Cándido. En La Habana trabajaba como barman en el bar Actualidades, situado en la avenida de Las Misiones, frente a la fábrica del ron Bacardí.

Al llegar a Caracas inmediatamente comenzó a trabajar como mesonero en las agencias de festejos de los hermanos Curiel y de Oban, las mejores del momento. Allí aprendió el minucioso arte de hacer pasapalos y por sus excelentes elaboraciones comenzó a ser recomendado por la exigente clientela, gracias al boca a boca logró ganarse la confianza de las grandes anfitrionas de la época. Gil Muela era requerido en las mejores fiestas y recepciones de esa Caracas alegre y mundana, tanto por su impecable servicio como por la elaboración de sus exquisitos abrebocas y delicadas presentaciones.

En una ocasión le hizo un presupuesto a la esposa de un alto jerarca del gobierno de turno. Ella le pidió la lista de los mesoneros que trabajarían con él, a lo que Gil Muela le respondió con su característica simpatía habanera: “Óigame mi señora, usted sabe que yo solo trabajo con gente buena, gente de calidad”. La encopetada clienta le respondió: “Yo lo sé señor Gil, pero es que la homenajeada de la fiesta es mi ahijada y es la hija del señor presidente”, que a la sazón era el general Marcos Pérez Jiménez. Y Gil Muela comentó: “Ahh bueno, si es así no se hable más, le doy los nombres”.

El dinámico Gil Muela se desempeñó en varios trabajos, entre ellos en las principales fábricas de ron del país como Santo Domingo y Santa Teresa donde tuvo la oportunidad de viajar por todo el país haciendo degustaciones. En Pampero le encomendaron la inauguración de la Taberna Pampero, en la Avenida 5 de Julio de Maracaibo. En 1963, el hotel Macuto Sheraton estaba solicitando personal para abrir sus instalaciones, por lo que Gil Muela decidió regresar. Aplicó en la cadena hotelera y de inmediato consiguió el puesto de barman del bar El Marinero. Después de una fructífera vida entre cocteles, bares y fiestas, murió en New Jersey en el año 1980.

Bomba Sheraton

La Bomba Sheraton, creación de Gil Muela, se convirtió en símbolo y referencia de la coctelería del Litoral Central. El hotel era invadido por oleadas de turistas nacionales y extranjeros y entre los huéspedes fijos estaban las tripulaciones completas de las más importantes líneas aéreas internacionales del mundo para aquel momento como Pan American, Air France, Lufthansa, KLM, Boac, Alitalia, Swissair e Iberia, entre muchas otras. Estos tripulantes en pleno cumplieron una importante labor en el bar: internacionalizar la Bomba Sheraton.

En El Marinero la cita era segura para el posible “levante” con las bellas y esculturales aeromozas o los apuestos y buenosmozos pilotos y sobrecargos cuando se encontraban en el bar para entonarse con una Bomba Sheraton u otros cocteles del menú tropical de combinados como el Macuto Lovers, que lleva en su preparación el edulcorado licor Parfait Amour o el Marinero After que tiene Sambuca y Menta Verde.

Después de esta historia, todos quieren saber cómo se prepara la Bomba Sheraton. Les confieso que recuerdo haberla tomado un par de veces, es un trago verdaderamente delicioso y ahora resulta mucho más agradable porque nos transporta a una época, cuando Venezuela gozaba de auténtico brillo cosmopolita.

A tu salud José Gil Muela, por tu bomba.


Receta de Bomba Sheraton:

Ingredientes

  • 3 Oz De Ron Añejo Pampero (Dark Rum)
  • ¼ Oz Jugo de coctel Del Monte
  • ¼ Oz Jugo de piña
  • ¼ Oz Jugo de limón
  • 6 hojas de hierbabuena
  • Amargo de Angostura

Se baten los ingredientes con ritmo nativo (sic). Adornar con una ramita de hierbabuena. Servir en una gran copa balón. Bs. 320 precio de época (años 80).

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,